¿Cuáles son algunas de las diferencias entre ansiedad y estrés? | YoSíSideral 90.1
strict warning: Declaration of semanticviews_plugin_style_default::options() should be compatible with views_object::options() in /home/emisorasunidas/public_html/yosisideral/sites/all/modules/semanticviews/semanticviews_plugin_style_default.inc on line 0.

¿Cuáles son algunas de las diferencias entre ansiedad y estrés?

¿Cuáles son algunas de las diferencias entre ansiedad y estrés?

¡Así es! Los expertos aseguran que hay tres grandes diferencias entre la ansiedad y el estrés. De hecho, mucha gente considera que es lo mismo...pero no es así.

En primer lugar, la ansiedad viene por un agobio interno, mientras que el estrés es externo. Además, la ansiedad se conoce como una reacción fruto de preocupaciones, pensamientos del pasado o experiencias negativas que aún están presentes en el ahora. En cambio, el estrés suele ser fruto de una presión externa como la que podemos encontrar en el trabajo, o la universidad...incluso el colegio o escuela.

Pero ahora sí, vamos a ahondar en tres grandes diferencias entre la ansiedad y el estrés:

1. Tienen distinto origen

La ansiedad surge tras una sensación de miedo que, en la mayoría de los casos, es irracional. En cambio, el estrés aparece cuando nos sentimos colapsados por las responsabilidades y creemos que no vamos a dar para todo.

2. La ansiedad es un síntoma del estrés
Cuando no conseguimos sacudirnos el estrés de encima, este nos impide dormir, nos genera pensamientos obsesivos y problemas en cualquiera de nuestros ambientes, entonces la ansiedad puede aparecer fruto del estrés. En ese momento en que la ansiedad se convierte en síntoma del estrés se produce un gran cansancio, fatiga emocional, desmotivación y hasta depresión.

3. Mientras que las presiones sociales generan estrés; las creencias, ansiedad
Así como lo lees, la ansiedad es fruto de creencias que forman parte del punto de vista que tenemos con respecto al mundo. En cambio el estrés surge de una gran presión social, aunque también a una gran presión familiar, laboral, etc.

Como conclusión, la ansiedad es un estado de alerta que nos invita a revisar algo que tenemos en nuestra mente (preocupaciones, creencias) y que debe ser cambiado. En cuanto al estrés, en ocasiones es sumamente positivo pues nos activa, nos vuelve más eficaces e incluso es ayuda a que, si tenemos algo que entregar, lo hagamos mucho antes. Sin embargo, es necesario no prolongar este estrés. Debemos lograr que este sea solo puntual y que no empiece a formar parte de nuestra rutina.

Ahora que ya sabemos cuáles son las tres grandes diferencias entre el estrés y la ansiedad, podemos identificar más claramente los detonantes y trabajar en ellos. No es fácil. pero tampoco es imposible.

Si crees que no puedes manejarlo, es necesario ir con un profesional.

Fuente: https://goo.gl/uN3YhM

Temas:

Comentarios

Grupo Emisoras Unidas se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario que considere ofensivo o publicitario.